El apoyo de la pierna izquierda en el suelo es fundamental para dejar la rueda delantera libre, es decir, nuestra pierna izquierda se convierte de alguna manera en una tercera rueda, que dirige la trayectoria y da aplomo a la moto. Sin este apoyo es realmente difícil ir rápido, especialmente en circuitos de más de un cuarto de milla.

Una suela de goma, aunque sea totalmente lisa, se clava en el suelo, y si eso ocurre a poca velocidad, te das una patada hacia atrás contra el basculante, esto a todos nos ha pasado haciendo motocross o enduro, pero el problema aparece cuando estás en un óvalo por encima de los 100 km/h, en ese momento la patada puede golpearte la nuca…

Las suelas de hierro suelen estar fabricadas de hierro o acero, a mano, y cada uno tiene su estilo, pero en líneas generales tienen algunos puntos en común. La puntera protege los primeros centímetros de la bota, es redondeado y ligeramente alzado para que no se clave en el suelo en el momento del primer apoyo, el lateral izquierdo puede no ser tapado y el interior si es redondeado nos da una mejor sensación en el interior de la curva. El talón es básicamente el lugar donde poner el soporte para colocar la correa que nos sujeta la suela con la bota. Ya sabes, busca al herrero de tu pueblo y… ¡a hacer dirt-track!

Deja un comentario